• Es época de setas
    Es época de setas

    Es época de setas

    Cualquier distribuidor de conservas en el centro de Madrid sabe que los platos de cuchara, especialmente el mítico cocido, se toman en caliente, por lo que son perfectos para combatir las temperaturas de la capital en otoño e invierno.

    Pero hoy hablaremos de setas. Llega el frío, los termómetros bajan, los productos de temporada varían y el distribuidor de conservas en el centro de Madrid abastece a los establecimientos centenarios de la zona.

    El otoño es la mejor época para recolectar setas comestibles. Son especies que crecen en el suelo de espacios abiertos. Hongos que, a diferencia de las plantas, la naturaleza ha dotado con la función de convertir la materia inorgánica en orgánica.

    Hay dos tipos de zonas para coger setas dependiendo de las características de estas: las que crecen en lugares muy comunes, incluso en jardines o parques, y las que se desarrollan en los bosques, cuyas características van a depender del tipo de árbol que tenga a su alrededor.

    Entre las setas de pastos y cultivos, destaca el champiñón silvestre como el ejemplar más conocido, y el momento de recogida lo define el color rosáceo de su sombrero; la Pleurotus eryngii o seta de cardo, muy valorada por su valor gastronómico, y la Morchela esculenta o colmenilla, que suele tener forma de esponja.

    En bosques, boletus, níscalos y la trufa negra son las setas por excelencia. En muchos casos son de elevado precio, debido a la dificultad de su búsqueda, ya que para encontrarlas hace falta la ayuda del olfato de perros o jabalíes.

    Envasar y conservar estas auténticas delicatessen se lleva a cabo de múltiples maneras, e incluso con las especias que más nos gusten. Para disfrutarlas en tu paladar no hay excusas ni de tiempo de recogida ni de seguridad.

    Sabor, aroma y variedad. En Productos Silvestres Julián Martín las elaboramos para ti. ¡Buen provecho!

  • Ventajas de las conservas
    Ventajas de las conservas

    Ventajas de las conservas

    Las conservas de cualquier distribuidor de conservas en Tarragona no son comida casera hecha por ti, pero pueden ser un producto que te salve la vida en muchas situaciones cuando no tengas tiempo de hacer otra cosa en el momento preciso.

    Si un día tienes prisa, si no tienes qué comer o si ha llegado algún invitado por sorpresa o quieres hacer un pequeño tentempié o merienda, hay diferentes conservas de un distribuidor de conservas en Tarragona de setas, espárragos, tomates, pimientos, frutos rojos y más que te pueden ayudar.

    Son comida preparada y conservada en raciones que se pueden utilizar en cualquier momento sin preparar nada, solo abrir la lata.

    Los alimentos en conserva pueden ayudarnos a llevar una dieta saludable si se eligen las que sean de calidad y no se abuse de ellas ni de las raciones. Por ejemplo, mejor las que estén conservadas al natural, sin azúcar o sal añadidas. Recomendable tener conservas de pescado.

    Incluso las conservas pueden servir para consumir la ración aconsejable en cualquier dieta, por ejemplo una lata de atún como ración de pescado a la semana. La puedes servir como quieras: en ensalada, pasta, sándwich, bocadillo, huevos rellenos, etc.

    Si necesitas algo que no tengas, puedes tirar de conservas. Por ejemplo, los guisantes, pimientos, champiñones, etc. Puedes decir que no es lo mismo, pero te salvan de más de una situación, y es que no siempre puedes tener estos alimentos frescos o se te acaban estropeando con el tiempo si no los utilizas.

    Son totalmente seguras, se pueden comer, tienen propiedades alimenticias e incluso hay quien las prefiere si no ha probado otra cosa. Pero para ello tenemos que recurrir a conservas de confianza que hayan pasado por todos los controles de calidad y hayan sido fabricadas con cariño como las de Productos Silvestres Julián Martín, donde la calidad cuenta. Te esperamos.

  • Cuánto puede durar una conserva
    Cuánto puede durar una conserva

    Cuánto puede durar una conserva

    Como bien dice su nombre, una conserva está hecha para durar. Da igual qué distribuidor de conservas en el centro de Madrid la haya colocado en la estantería de tu supermercado, todas ellas han sido pensadas para durar y preparadas con exquisito mimo para conseguirlo. Pero ¿cuánto podría llegar a durar una conserva? ¿Podemos comernos aquella lata de guisantes que compramos hace quince años? Estas preguntas son las que vamos a responder en este post.

    En el año 2012, un jubilado alemán entregó a las autoridades sanitarias una lata de conserva que le habían suministrado en 1948. Tras analizar el contenido, dictaminaron que era comestible. Habían pasado, al menos, 64 años desde que se envasó.

    Aunque existe cierto miedo en torno a las conservas, lo cierto es que la fecha de caducidad que exhiben las etiquetas, es en su mayoría, una mera indicación por ley. Esto, por supuesto, no quiere decir que no busques un distribuidor de conservas en el centro de Madrid y te lances a devorar las latas que compró tu bisabuela hace más de 100 años. Quiere decir que puedes seguir para guiarte este principio: “si la lata está intacta, el contenido está intacto”.

    Una conserva que haya sido bien preparada y haya estado bien almacenada, al menos puede durar 64 años como hemos podido comprobar. De hecho, latas de conserva encontradas en naufragios con más de 100 años han sido comprobadas y siempre han sido seguras, microbiológicamente hablando.

    Ten en cuenta que el producto conservado, con el paso del tiempo, probablemente habrá perdido sabor, color, textura, cuanto más tiempo haya pasado en conservación. Una lata que hayas comprado tú hace un año estará en mejores condiciones que la que compró tu abuela hace cincuenta, por muy intacta que esté la segunda.

    Si tienes más dudas, en Productos Silvestres Julián Martín, S.l. estamos para resolverlas.

  • ¿Cómo surgieron las conservas?
    ¿Cómo surgieron las conservas?

    ¿Cómo surgieron las conservas?

    Está de moda el comer rápido por necesidad o por falta de ganas de cocinar. Por ello la aparición de numerosos productos en conserva. Para esta existencia es necesario un buen distribuidor de conservas en Tarragona. Todos conocemos este tipo de alimentos y seguro que tienes muchos en la despensa.

    Un buen distribuidor de conservas en Tarragona sabrá qué recomendarte para vender o consumir. No todos los productos se conservan igual de bien. Y no solo eso, nosotros te ayudamos a saber cuál es el origen de estas conservas.

    Durante el siglo XVIII se navegaba en barcos a través de los océanos y había que sobrevivir como se pudiera durante largas temporadas. Hasta que llegó un joven cocinero de Francia que logró inventar algo que acabaría con las muertes por hambre en alta mar. Este joven averiguó que los alimentos hervidos a altas temperaturas duraban bastante tiempo si no se exponían al aire. De esta forma, se lograba conservar durante un tiempo numerosos alimentos sin acabar en mal estado.

    Fue a partir de entonces cuando empezaron a envasarse alimentos en diferentes recipientes, todos ellos sin aire. Estos alimentos se esterilizaban para eliminar sus bacterias o microorganismos que pudieran causar problemas. Los alimentos, de esta forma, lograban durar más tiempo con el mismo sabor y propiedades.

    Se empezó a industrializar a principios del siglo XIX en recipientes de vidrio que se cerraban con corchos, esterilizándolos al baño María a temperaturas superiores a 100 grados. Posteriormente, se logró avanzar la técnica, disminuyendo la temperatura y por consiguiente el tiempo de elaboración. El envase a partir de hojalata lo inventó un inglés, y dio origen a las actuales latas de conservas.

    Si eres forofo de este tipo de alimentación o simplemente eres un comerciante que quieres ofrecerlos a tus clientes, no dudes en ponerte en manos de profesionales. Los mejores estamos en Productos Silvestres Julián Martín, S.l.